Construir un grupo de trabajo que genere un proyecto periodístico integral cuyo funcionamiento sea regido por relaciones horizontales y democráticas, para la planificación, desarrollo y toma de decisiones.


Impulsar una propuesta comunicativa que fomente la inclusión y la participación de la comunidad del territorio en la que se emplaza, abriéndose camino frente a la monopolización de la comunicación y la información.


Fomentar los principios y las prácticas del modelo cooperativo, poniendo en valor su historia centenaria y multiplicando sus experiencias asociativas.


Promover el uso de los espacios que la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual otorga a las organizaciones sociales para que “muchas más voces puedan ser escuchadas”.